+34 91 816 12 16 [email protected]

En la última década, las oficinas abiertas se han convertido en una de las tendencias más populares entre las empresas porque se considera que este tipo de diseño favorece la interacción entre los empleados. De hecho, en algunos casos, las empresas ya no solamente animan a sus trabajadores a interacturar, sino que se convierte en un requisito imprescindible.

No obstante, recientes investigaciones demuestran que no disponer de un grado de privacidad suficiente puede ser contraproducente, mermando la productividad, el trabajo en equipo y el compromiso de los trabajadores. Es cierto que este tipo de distribución tiene sus ventajas, pero cuando estos esfuerzos terminan por supone run ataque contra la privacidad de los trabajadores, muchas veces se termina consiguiendo todo lo contrario.

trabajo en equipo

El ser humano necesita tanto estar con gente como disfrutar de momentos de privacidad, tanto en su vida personal como profesional. Por esta razón, cuando mayor sea el esfuerzo que hacen los empleados para colaborar, más valioso se vuelve el tiempo que estos pasan en soledad. Sin embargo, hay muchas empresas que no han conseguido alcanzar el equilibrio entre ambas cosas, creyendo que cuanto más abierto sea el espacio de trabajo, más contenos y mejor trabajarán los empleados.

Si echamos un vistazo a las conclusiones extraidas de los estudios relacionados con esta cuestión, nos damos cuenta de que solamente el 11% de la plantilla admite sentirse «muy satisfecho» con este tipo de ambiente de trabajo. En contraposición, el 98% de los empleados admite que se concentra con mayor facilidad cuando cuentan con un mayor nivel de privacidad, lo que hace que se sientan más comprometidos con su trabajo dentro de la empresa. Esto quiere decir que existe una relación directa entre el diseño de la oficina y la productividad de los empelados de la empresa.

Desmintiendo mitos sobre las oficinas abiertas

1. Las empresas ahorran dinero al no crear espacios privados

Un exceso de privacidad puede hacer que los empelados se sientan aislados en sus despachos, pero no tener ningún tipo de privacidad puede hacer que sientan demasiado expuestos, lo que termina mermando su nivel de compromiso con la empresa y su bienestar mental, emocional e incluso físico. En lugar de favorecer el trabajo en equipo, como creen muchas compañías, la capacidad crítica de los empleados se dificulta. Esto se traduce en una pérdida de productividad y, en consecuencia, de dinero para la empresa.

2. Las oficinas abiertas generan mejores ideas

Es cierto que la colaboración entre los trabajadores es fundamental para llevar a cabo una lluvia de ideas o para poner en común las diferentes cuestiones que atañen al futuro de la empresa, pero no por ello las ideas van a ser más innovadoras y creativas. En muchos casos, el pensamiento en grupo puede terminar por ahogar las ideas originales, haciendo que los trabaajdores busquen más la aprobación general que ofrecer sus propias opiniones.

3. Los trabajadores se daptan rápidamente al diseño de oficinas abiertas

Numerosos estudios han demostrado que las personas no son más productivas cuando están realizando varias tareas al mismo tiempo.  Sobre todo en los espacios de coworking, donde el trabajador está expuesto constantemente a todo tipo de distracciones que pueden dificultar su nivel de concentración. En este tipo de ambientes se estima que el profesional es interrumpido de media una vez cada 3 minutos por las otras personas o por las comunicaciones electrónicas. Y lo que es peor, se puede tardar alrededor de 23 minutos en volver a retomar el ritmo de trabajo de la tarea que se estaba realizando.

Lo cierto es que no existe un diseño ideal para una oficina. Tanto los despachos separados como las oficinas abiertas tienen sus ventajas. Con lo cual, la clave está en contar con una variedad de lugares de trabajo que se ajustena  las necesidades de la empresa en cada momento, ya sea individual o en grupo. Además, debemos tener en cuenta que no todas las empresas son iguales y que una agencia de marketing no tiene, por ejemplo, las mismas necesidades que un bufete de abogados.


Si quieres recibir presupuesto o información sobre nuestras mamparas de oficina, por favor, déjanos un mensaje y te responderemos lo antes posible